©  etxekar l arte-diseño / Photoshop 7. Guía práctica de aprendizaje para profesionales emaiL  
. Epílogo del libro
 
PORTADA CONTENIDOS CRITICAS PRENSA ENLACES  FORO Photoshop

Libro: "Photoshop 7. Guía práctica de aprendizaje para profesionales"


Aprendizajes en Sí

Finalizando la realización de este libro, vuelvo los ojos hacia atrás y, mientras mi mente vaga libre por recuerdos anclados en el año que he necesitado para lo hecho, ojeo páginas intentando sentir y valorar.

Photoshop es inmenso.

Si a limitaciones de espacio y tiempo inherentes al trabajo que me ocupa, añadimos el amplio panorama de recursos que presenta este programa, descubriremos la razón que explica lo habitual de toparse con tratados dedicados exclusivamente al desarrollo de una determinada faceta de la aplicación.

Así, mi inicial pretensión de hacer algo representativo del conjunto de posibilidades facilitadas por Photoshop e ImageReady y que, además, fuese útil para muchos lectores, se preveía complicada en base a los enfoques normalmente utilizados.

Pero había que intentarlo.

Como la misma naturaleza cuando crea sistemas impredecibles para fortalecer su supervivencia, este libro permite formas de uso personalizado, en grado mayor al habitual, ofreciendo diferentes estilos de aprendizaje que, aún sirviendo por separado, pueden utilizarse de manera complementaria y con el añadido de que, su combinación, es posible de variados modos y según libre preferencia de cada lector.

Pero... Photoshop es inmenso.

Ni estoy ni acostumbro a quedar satisfecho. Esto, además de imposibilitar cualquier labor posterior generadora de algún crecimiento personal, me descalificaría por los preocupantes límites en la intuición de lo posible que, en elemental lógica, se podrían deducir en mí.

Sí puedo constatar coherencia en el trabajo, en relación con las circunstancias y niveles personales de los que partía. La constato al comprobar mi progreso. Esa es mi referencia para saber que mi tiempo ha sido bien invertido -referencia válida también al diseñar- y que ha existido significativo esfuerzo intelectual.

Decía entre páginas que, el diseñador, busca la verdad y lo hace intentando un acuerdo con su idea de la belleza; que se acerca a esa idea indagando en su propio ser; y que este proceso requiere inteligencia, valentía y buena voluntad.

Tan preocupante como la satisfacción es la militancia activa en la negación -obsérvese que ambas paralizan el progreso-.

Nuestras vidas caminan en función del sí. Contínuas elecciones van trazando la única senda que conoceremos; el único camino del que sabremos algo en el futuro.

Desechar una opción, puede formar parte de una necesidad ineludible de elegir pero... ¿militar en la negación? ¿Cómo se justifica sin rubor la condena de lo que se desconoce?

Evidentemente, con nada imputable a lo condenado en sí mismo. De eso no se sabe ­ni se quiere saber­ y la intención segunda que deja entrever un juicio así, se aleja demasiado de algo que creo: sólo puede ser bueno aquello hecho por sí mismo -ni por temor a castigo, ni por búsqueda de premio-.

Efectivamente, existe algo perverso e interesado en la negación.

Sin entrar en las razones que pueden degenerar en comportamientos de este tipo -normalmente relacionadas con miedos no destapados-, la intención de no conocer inherente a ellos, delata a individuos parcialmente inválidos para aprender y, en consecuencia, minusválidos para vivir.

Porque, aún poseyéndolos, no basta con haber acumulado tesoros o saberes. Confiar en esto, además de perjudicar un sano desarrollo de la creatividad, nunca será suficiente. La vida es un continuo reto con infinitas variantes a las que no podremos responder sólo con una pseudoenciclopedia portátil. Así seremos demasiado frágiles y dependientes.

Y es que, en mi opinión, para adquirir mayor capacidad de respuesta y, como consecuencia, incrementar la fuerza y la independencia, no es tan importante saber, como mantenerse entrenados en actividades que impliquen solucionar problemas desconocidos; o sea, usar la inteligencia y aprender.

Armémonos con la positividad resultante de actuar en esta línea. Sólo así conseguiremos la tan necesaria confianza en nuestro potencial para responder de manera destacada.

Este libro está realizado teniendo presente lo dicho. En él, encontramos una completa información teórica, maneras de utilizar Photoshop en la práctica, diseños e ideas relacionadas con la forma de plantear la creación, datos técnicos, acceso libre a diferentes formas de aprendizaje...

Pero es cada individuo quien debe decidir cuándo avanzar y cómo hacerlo. Este libro permite libertad para el “cómo”. En relación con el cuándo, lo dicho: para todo aprendizaje es condición necesaria la entonación de un Sí.



                                                       


Peio Etxekar para el epílogo del libro "Photoshop 7. Guía práctica de aprendizaje para profesionales"

PORTADA CONTENIDOS CRITICAS PRENSA ENLACES FORO Photoshop


Google
 
Web etxekar.net
. lLibro disponible en librerías
 
Otros: Belleza y verdad l Cuestión de justicia l Dinosaurios l Cámaras digitales




@ etxekar l arte-diseño